Transmisión y prácticas de riesgo

¿Cómo se transmite el VIH?

La infección sólo se puede producir cuando una cantidad suficiente de virus que se encuentra en la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la leche materna de las personas afectadas, penetra en la sangre a través de heridas, pinchazos, lesiones en la piel, en la mucosa vaginal, en la mucosa anal o en la mucosa bucal. El VIH sobrevive poco tiempo fuera del organismo, por eso ha de penetrar en el torrente sanguíneo de la persona expuesta. Además, esta transmisión necesita una cantidad mínima de virus (umbral) para provocar la infección. Por debajo de este umbral, el organismo consigue liberarse del virus y le impide instalarse.

Condiciones para que pueda transmitirse el VIH

Para que pueda haber transmisión del VIH tienen que darse tres condiciones. Este concepto es muy importante para comprender el riesgo.

1.El VIH debe estar presente; Parece evidente, pero el VIH solamente puede transmitirse si una de las personas es portadora del VIH.

2.Tiene que haber suficiente virus; Incluso cuando hay VIH, lo importante es la concentración de VIH que haya. En la sangre, por ejemplo, el virus está muy concentrado. Una pequeña cantidad de sangre es suficiente para infectar a alguien. Pero la misma cantidad de otros fluidos (como el fluido vaginal) no permitiría la transmisión porque el VIH está mucho menos concentrado en esos fluidos. Además, a día de hoy, sabemos que las personas que toman tratamiento y tienen una carga viral indetectable pierden la capacidad para transmitir el virus a otra persona.

3.El VIH debe entrar en la corriente sanguínea; No es suficiente haber estado en contacto con un fluido infectado para contraer el virus. La piel no permite que el VIH se introduzca en el cuerpo. El VIH puede entrar sólo a través de la inyección directa de sangre que contenga el virus o a través de las membranas mucosas.

Vías de transmisión del VIH

Los fluidos que pueden transmitir el VIH son:

  • –  SANGRE.
  • –  SEMEN.
  • –  FLUJO VAGINAL.
  • –  LECHE MATERNA.

Es necesario que exista una vía de entrada:

•Mucosas: Son membranas semipermeables que se encuentran en el revestimiento interior de la boca, vagina, pene y recto.

•Rupturas de la piel: heridas sangrantes.

El virus de la inmunodeficiencia humana tiene unas claras y conocidas vías de transmisión. Las tres vías de transmisión son:

•TRANSMISIÓN SEXUAL

•TRANSMISIÓN SANGUÍNEA

•TRANSMISIÓN VERTICAL (MATERNO-INFANTIL)

TRANSMISIÓN SEXUAL: Relaciones sexuales sin condón con personas que viven con el VIH: vaginal y anal y, en menor medida, oral. El semen y los fluidos vaginales son otros fluidos que transmiten la infección por el VIH. De las diferentes formas de relación sexual, no todas tienen el mismo riesgo:

•La penetración anal o vaginal sin preservativo comporta un riesgo elevado de infección, tanto para quien realiza la penetración como para quien es penetrado/a. La “marcha atrás” no evita el riesgo de infección ya que este se puede producir durante la penetración mediante las pequeñas heridas que puede comportar.

• El sexo oral es una práctica de bajo riesgo para la transmisión del VIH. La única persona que corre ese riesgo es quien “pone la boca”, pero aun así, que la transmisión del virus ocurra por esta vía es improbable, porque la cavidad bucal es un entorno hostil para el virus: El VIH tiene poco tiempo de vida al entrar en contacto con el aire, y la saliva contiene encimas y proteínas que lo desactivan, dificultando que el virus llegue al torrente sanguíneo. Sin embargo, la presencia de otras infecciones de transmisión sexual o llagas y/o heridas profundas en la boca, puede facilitar la entrada del virus, en caso de recibir una eyaculación con suficiente carga viral (capacidad infecciosa) para que ocurra la transmisión.

• Otras prácticas sexuales (besos, masturbación mutua, caricias…) NO tienen riesgo de infección.

• Si se tienen infecciones de transmisión sexual, aumenta la posibilidad de infección por el VIH.

TRANSMISIÓN A TRAVÉS DE SANGRE (vía sanguínea).

El hecho de compartir agujas u otros instrumentos que tienen contacto directo con la sangre de una persona infectada, como en el uso de drogas inyectadas, comporta un riesgo elevado de infección. Si estos objetos han sido desinfectados o esterilizados correctamente, no suponen ningún riesgo de infección.

Hay numerosos países en los que todas las donaciones de sangre son objeto de control sanitario y, por lo tanto, el riesgo de infección en una transfusión es inexistente en dichos países.

TRANSMISIÓN VERTICAL La transmisión vertical tiene lugar entre una madre que vive con el VIH, sin tomar el tratamiento, y su hijo/a a través de la placenta durante el embarazo, durante el parto o en la lactancia a través de la leche materna (vía perinatal o materno- infantil).

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *