¿Qué efectos secundarios podría producirme la medicación?

Los antirretrovirales como todos los medicamentos en general, tienen algún tipo de efecto secundario indeseable. Dichos efectos pueden ser más o menos importantes según el medicamento y varían de una persona a otra, pudiendo no presentarse en unas personas y siendo muy importantes en otras.

Antes de iniciar el tratamiento con cualquier medicación, pregunta cuáles son, sus efectos secundarios.

Los efectos secundarios más frecuentes suelen ser: diarreas, vómitos, dolor de cabeza y sensación de malestar general. La mayoría de los pacientes que padecen estos efectos adversos comentan que lo peor se pasa durante las primeras dos semanas después del inicio del tratamiento. En este caso, no ajustes ni modifiques las dosis, ni dejes de tomar la medicación hasta haberlo consultado con tu médico, ya que en muchos casos después de un periodo de adaptación a las dosis, los efectos secundarios desaparecen o se hacen más leves.

El tratamiento con terapia antirretroviral de gran actividad tiene complicaciones, ya que es una combinación de diferentes medicamentos y cada uno con sus propios efectos secundarios.

Algunos de estos efectos secundarios son:

  • Sensación general de indisposición (malestar).
  • Dolor de cabeza.
  • Fatiga: La fatiga es el cansancio que no se termina cuando descansas, puede ser física y psicológica.
  • Náuseas.
  • Diarreas.
  • Pérdida de apetito.
  • Debilidad.
  • Lipodistrofia: A veces se produce una redistribución de la grasa corporal, siendo lo más frecuente una disminución de la grasa a nivel de la cara y extremidades, con aumento de la grasa abdominal y en ocasiones en otras partes del cuerpo.

Cualquier médico que prescriba la terapia antirretroviral altamente activa debe hacerle un seguimiento cuidadoso al paciente por los posibles efectos secundarios.

Además, cada 3 meses, deben hacerse exámenes de sangre de rutina para medir los conteos de CD4 y la carga viral del VIH. El objetivo es alcanzar un conteo de CD4 tan cercano a lo normal como sea posible, y reducir la cantidad del virus del VIH en la sangre hasta un nivel que no se pueda detectar (carga viral indetectable).

También se utilizan medicamentos para prevenir las infecciones oportunistas (como la neumonía por Pneumocystis jirovecineumonía por Pneumocystis jiroveci) si el conteo de CD4 está muy bajo.